Augurio

Estoy montada en la nave de mi cabeza, y estoy flotando muy muy lejos de tierra. Tengo el corazón enterrado, enraizado, comido de angustias.

No sé cómo lo hace la gente para volverse normal, y poder ir caminando por las calles como si nada. Como si este mundo no ardiera.

Voy a hacer algo, voy a enterrar mis ojos para no ver y haré de mi corazón, faro.

Quizás ocurra algo.

Un cuerpo

Siento que no he sabido cuidar a este cuerpo en el que vivo, tiene magulladuras y cicatrices. Algunas zonas donde ya no me crece el pelo y que me dan miedo. Y a veces, noto olores que no sabía que estaban ahí, y que me recuerdan a momentos de hace un millón de años… Cuando yo misma no existía porque era otra cosa la que ocupaba este espacio.

 

Sólo un cuerpo, parido por madre, un cuerpo a la espera de sentirse dueño de sí mismo.

 

¿Y tú? ¿Eres dueño de ti?