Incertidumbres

Ayer fue mi cumple, tengo 29 ya. Espero tanto de estos veintinueve años…

Creo que he invertido bien la década de mis veinte, quizá debería haber vivido más, pero lo voy a hacer.

Sigo siendo yo, la misma de siempre, con mis mismas dudas y las mismas ganas de salir volando.

Por si en algún momento de este 2019 me vengo abajo, los límites te los pones tú. Porque todo es posible. El dinero es algo que viene y va, lo que importa es el tiempo, lo que haces con él y a quién se lo dedicas.

Y el amor… El de verdad, se queda contigo para siempre. Se te pega a los huesos y te hace volar.

Deseando despejar incertidumbres, y dar lo más de mí día a día.

Anuncios

El Giro

A veces me siento vacía, sin un plan claro, sin un fin. Me atrae todo, todo lo que conlleve movimiento, belleza, arte, humanidad… Me van demasiadas cosas y vivo demasiado en esta burbuja de ‘confort’.

Ayer justo, justo ayer, me topé con una frase de Robert Redford que me atravesó. Decía que dieras lo más de ti, que tomaras riesgos, que explorases al máximo empujándote hacia los límites, porque a veces sólo estás siendo ‘parte de ti’, y lo que realmente hay que temer es no asumir el riesgo.

A veces me siento un poco viviendo media vida, tiene todo el sentido porque estoy a finales de una preparación exigente como es el Mir, después de hacer una carrera dura con obstáculos. Pero lo que realmente me ha empobrecido no fue la pobreza material sino intelectual. El miedo me ha bloqueado y he dejado de tomar riesgos como el de abrir un libro. O el riesgo de escuchar mis emociones.

Pero no sólo quiero amueblar mi mundo interior, sino el exterior. Hacer lo más de mí.

Os prometo que no he venido a hacer propósitos de año nuevo, a mí esas cosas no me van. Sólo ha sido el jodido Robert Redford y su frasecita la que me ha hecho sentir que un giro es posible.

Feliz Año Nuevo.

you stupid girl

Al final todo se resume en que somos lo suficientemente inteligentes como para intuir qué es la felicidad, pero tontos como para no llegar a palparlo en la vida. Porque nos engangrenamos, rizamos el rizo de lo estúpido. Y una noche de tus veinticuatro te das cuenta de que lo que quieres ser es feliz. Da igual si estás aquí o allá. Si eres pobre o ancha de cadera. ¿A quién le importa?

Pero si empiezas a escuchar el vacío, y me refiero a cuando cae y se aposenta en la habitación, Esa soledad que, por antipática, te chulea y mangonea…¡Ay, niña, corre!

Me levanto cada día, sin certezas, sólo incógnitas. La mayor parte de ellas sé que no las resolveré, ni las recordaré cinco minutos más allá. Me preocupo por lo que me duele, me inquieta o atosiga. Punto. Me olvido del resto ¡Mal, niña, Mal!. ¿Me olvido del mundo?

Joder, la puta valla de Melilla. Joder, ¿Cómo ayudo? ¿Qué coño hago comiendo mientras veo cómo uno igual que yo, en otro trozo de tierra diferente, se las ve putas para sobrevivir?

¿Ves? ¿Y qué haces tú que no eres feliz? ¿Qué te lo impide? ¿Dónde te has quedado enganchado?

Más muros de los que pensamos, los hay. Pero somos nosotros los que los hemos construido. Me rompo, de veras que lo hago cada vez que veo que no llego… Que no tengo capacidad como para parar el sufrimiento de otra gente que sí que lo está pasando mal. Sus vidas silenciadas. Miles de voces, dignas de escuchar por ti y todos, calladas ¿Quién lo decide? ¿Quién elige vivir así? En la inopia. No sabemos ni lo que dejamos de saber. Me tortura

¿Qué vida quiero vivir? ¿Qué camino o píldora? ¿Roja o Amarilla? ¿Corto el cable?

Voy a ser sincera -mamá tápate los oídos- me da pánico no avanzar, quedarme en este sillón esta noche en esta habitación tan sofocada de ignorancia y quietud. Sé que tengo que aferrarme a la Medicina, ¿Pero quiero vivir así?. Y si no es así… ¿Cómo? No soy nada… Estoy tan llena de vacío que asusto y a veces creo que no lo voy rociando y esparciendo por el mundo que me rodea. No tengo nada claro, pero ni quién cojones soy yo… Ni por qué no encuentro ilusión por nada. ¿Dónde se ha ido mi ilusión? ¿eh?, Sé reír y seguir caminando. Joder, doy el pego… pero ¿De veras esto va a ir a algún lado bueno?.

He conocido a gente gris encadenada a sus rutinas y miedos, no quiero eso. Pero ¿Qué quiero? No sé pintar, ni contar historias, ni cantar… A veces, si me dejo, escribo poemas… Pero es lo único que tengo, que sé mío. Pero no hay más.

Ni verdad que conozca ni futuro que presienta. Me siento vacía, me he equivocado muchas veces al hablar desde la desesperación… Al clamar a la muerte (ja¡, cómo se nota que me decanto por la poesía) ahora pienso que no sabía qué coño hacía.

¿Es esto lo que hay tras de la inocencia? ¿Desilusión y vacío?, se me pasará… no estoy hablando de algo agudo sino crónico… Que te va calando muy poco a poco hasta aclararte la médula en tus tobillos. Necesito pensar, necesito que se encienda el sol.

Lo que te dé la gana

Se acercan las Navidades, qué rápido se me está pasando el tiempo. No sé si seré la única a la que le apetece que ya sea primavera. Y ver florecer de nuevo los naranjos a los lados de la carretera. Sueño con el olor a flor de azahar. 

Me siento igual que cuando tenía dieciséis, igual de acojonada, estancadilla. 

No estoy pasando unos días fáciles, me siento algo deprimidilla. Haciéndome un montón de preguntas, cuestionándome qué leches estoy haciendo. 

En fin, Misión Mir. A por todas, lo importante es Tirar Palante y dar lo mejor de mí. 

Que nos quiten lo bailao

OS escribo desde un aeropuerto, me escapo unos días que van a saberme a gloria.

Llevo unos cuatro meses preparando el Mir + la preparación del año anterior. Estoy un poco quemada pero sé que puedo. Sólo que tengo que centrarme en lo que queda.

Estas son mis vacaciones, hasta el domingo, y estoy cagada. Es un cagada en general, con la vida, con el futuro… conmigo misma.

Hay gente que se lo toma con tranquilidad y trabajando igual o más. Yo quiero aprender de esa gente. Pero esta semana es mía.

 

un saludo

C.

Time, Time, Time. Oh, sweet time.

A veces tengo miedo de estar perdiendo el tiempo. Porque el tiempo es lo más real, de lo real, que hay. Limitado, hasta donde conocemos.

Estas semanas sobrevivo en lo mínimo, estudio como nunca. Y se me va la cabeza, también como nunca.

Yo tengo un suizo, de piernas largas y corazón tierno. Que me espera, me espera, me espera. 

Yo tengo un suizo, tranquilo y de ojos sinceros. Que me quiere, me siente, me entiende. 

Dejaré hablar al tiempo.

 

¿Qué tal vosotros?, ¿Qué cuentan vuestros ojos?

 

Un saludo desde el corazón.

 

Y el croissant desapareció en la tripa del cocodrilo.

Se clavan las tres en el reloj y empiezo a escribir. Estoy de vuelta.

Un profundo olor a mierda me ha sacado de la cama, no sé si era yo, que no me ducho desde hace días o yo qué sé. Estos aires que van y van.

He saltado de la cama, literal, y he atracado la despensa. El croissant con chocolate que me he comido ha dejado una mancha que me acaba de manchar el antebrazo. Desastre, estoy hecha un claro desastre.

¿Cómo vais?, yo estos días en la biblio, estudiando todo lo que puedo. No me quejo, estoy tranquila y esforzándome, aunque sé que aún no he llegado a ese punto de saber que lo voy a conseguir.

Me gusta la vida cuando es frágil y puede ir hacia un lado u otro.

Me he prometido a mí misma (y esto quizás es un poco prematuro) que si no lo saco, le dan por saco y trabajo de lo que sea, donde sea, y empiezo a vivir.

No es que sienta todos los días que soy una vieja, pero tengo 28, y no he vivido todo lo que quisiera, ya sea por la crisis o porque me he dedicado a estudiar.

Me quedo a cuadros cuando algún compañero de cole se casa, es como… ¿Pero cómo leches te casas?. ¿Ya?. Are you sure darling?.

Hoy en mi casa ha sido uno de esos raros días de llenar la nevera, y aún así está medio vacía, pero nosotros muy contentos.

Quizá la pobreza hay que vivirla, saber lo que es no tener algo para valorar lo que significa.

Siento por un lado que tengo que dar todo de mí estudiando, pero a su vez que quiero evolucionar como persona haciendo otras cosas, que quiero ser independiente, que quiero trabajar… En fin, digi evolucionar.

Quizá es un poco difícil ponerse en mi pellejo, y lo lógico -que yo también pensaría- es que soy una trepa de mis padres… Pero realmente no he sido capaz de evolucionar, ha sido todo tan demasiado para mí… He querido vivirlo sin pedir ayuda, y a veces vivir sin vivir, creando una piel insensible. No estaba preparada para esto, sólo para esforzarme en crecer, en aprender… No para saltar obstáculos.

 

En fin, quien dedique su tiempo en leer esto, tiene mi amor infinito.